Ideas de actividades físicas para niños

actividades físicas para niños

¿Te gusta el deporte? ¿Te seduce la idea de trabajar con niños en tu futuro laboral? Si tu respuesta a ambas preguntas ha sido un sí, seguramente una de tus mejores opciones de desarrollo profesional es la educación física para los más pequeños. Formarte como especialista en este sector te dará la oportunidad de hacer numerosas actividades que te resultarán muy gratificantes y que, además, te permitirán ayudar a los niños y jóvenes a desarrollarse tanto física como mentalmente.

Consulta gratuita con un experto en FP

Aquí tienes algunos ejemplos que quizás te puedan servir para tu actividad laboral el día de mañana.

Actividades físicas para niños

Cuando hablamos de ejercicio físico para niños, no solamente tenemos que pensar en las carreras, el fútbol y los entrenamientos tradicionales. De hecho, puedes planificar numerosas actividades que les permitan moverse y ponerse en forma sin prácticamente darse cuenta y, además, divirtiéndose. Una buena opción es proponerles juegos que incluyan actividades físicas, como el típico pilla pilla o el escondite. Con ellos, no dejarán de correr y moverse y, además, no lo vivirán como practicar deporte, sino como una diversión.

Otra manera de lograr que hagan actividad física de una forma divertida es invitarles a bailar e, incluso, inventarse sus propias coreografías. A muchos niños les encanta la música y se mueven por instinto al escucharla. Por lo tanto, no podrán resistirse a pasar un buen rato siguiendo el ritmo. Además, es una buena forma de que desarrollen sus capacidades psicomotrices.

¿Y qué tal la piscina? No estamos hablando de enseñarles técnicas de natación, sino de organizar todo tipo de juegos en el agua que permitan al grupo moverse usando pelotas, aros y los típicos cilindros de goma. Incluso puedes recurrir a colchonetas. Está claro que las piscinas tienen un acceso más limitado, pero, si tienes la oportunidad, verás cómo pasan horas en el agua y ni se dan cuenta de todo el ejercicio que hacen.

Los patines son otro de los recursos perfectos para lograr que los niños hagan deporte sin darse cuenta. Organizar recorridos, pequeñas competiciones entre ellos o, simplemente, paseos por un parque cercano les fascinará y logrará que no paren de moverse, y siempre disfrutando de un rato de diversión.

Finalmente, recuerda que puedes aprovechar la hora de ejercicio con los más pequeños para estimular también sus habilidades de motricidad fina. Plantear un partido de fútbol o de voleibol con globos o balones ligeros les obligará a mejorar su control de manos y piernas y, a la vez, les proporcionará horas de juego si se lo presentas como un reto a realizar en grupo.

Las ventajas de hacer deporte en niños

Para muchos pequeños es más divertido quedarse en casa viendo la televisión o jugando con la consola que salir a practicar alguna actividad física al aire libre. Cuando les estimules a ejercitarse, no solamente contribuirás a que se pongan en forma y se sientan mejor: también les ofrecerás la oportunidad de familiarizarse con conceptos como la constancia y la dedicación, que les resultarán claves para su futuro. Y, por supuesto, también les estarás favoreciendo su integración social en un grupo. Razones más que suficientes para motivarte a ejercer esta profesión.

¿Te animas a ser un profesional en este ámbito? Si esta es tu vocación, no dudes en contactar con Cesur para descubrir cómo podemos ayudarte a obtener la titulación que necesitas. Promover unos hábitos de vida saludables para los más pequeños es más importante que nunca. ¡Está en tu mano conseguirlo!

consulta gratuita