El día a día de un técnico de mantenimiento de aeronaves

técnico de mantenimiento de aeronaves

Si piensas en convertirte en técnico de mantenimiento de aeronaves podemos asegurarte una cosa: ¡no te vas a aburrir! El ambiente en el que se desarrolla esta profesión y la gran variedad de tareas que tendrás que llevar a cabo no te lo permitirán. Como queremos que te hagas una idea de cómo sería tu actividad el día de mañana, vamos a contarte cómo es el día a día de estos profesionales.

Consulta gratuita con un experto en FP

Las tareas habituales de un técnico de mantenimiento

Este técnico del sector de la aeronáutica lleva a cabo inspecciones diarias de las distintas aeronaves. Lo hace antes del despegue, para comprobar que todos los sistemas mecánicos, eléctricos, electrónicos, hidráulicos y de seguridad funcionan correctamente y se ajustan a las normativas y protocolos establecidos.

Por otro lado, también ha de encargarse de la reparación y modificación de aeronaves que ya hayan sido revisadas y que necesiten algún ajuste especial o puesta a punto en la zona de descanso de las aeronaves. También debes saber que, cuando las autoridades competentes descubren problemas concretos, el técnico será la persona responsable de resolver ese problema de seguridad detectado. Por último, pero no menos importante, normalmente comprueba de forma diaria el nivel de aceite de las distintas aeronaves presentes en el aeropuerto.

Algunas tareas especiales del técnico de mantenimiento de aeronaves

Tras llevar a cabo las ocupaciones diarias obligatorias, el técnico tendrá que encargarse de otras misiones no tan habituales y rutinarias. Por ejemplo, cada cuarenta y ocho horas es necesario realizar revisiones visuales más detalladas de las máquinas. Esto resulta fundamental, por ejemplo, para comprobar el estado de las ruedas y de los frenos. Otros días se debe inspeccionar el ciclo de límites de operación, ya que los elementos mecánicos presentes en la estructura sufren un desgaste progresivo debido a los continuos movimientos rotatorios, y han de sustituirse con una determinada frecuencia.

Otro dato que debes conocer es el relacionado con las denominadas revisiones de cartas: en este tipo de inspecciones se verifica el estado de la aeronave a un nivel mucho más profundo. Son los exámenes más complejos, y están clasificados en los tipos A, B, C y D.

El tipo A es el menos completo, y se efectúa con una frecuencia de entre 200 o 300 viajes. El D, por el contrario, es el más completo, y se produce aproximadamente cada 6 años. Estos requieren más espacio, tiempo y mano de obra en comparación con los primeros, y tienen un coste aproximado de 1 millón de dólares por aeronave.

Por último, en algunas ocasiones, se ejecuta el análisis de los protocolos de mantenimiento vigentes en la actualidad, con el fin de determinar cuál es su eficacia y poder mejorarlos a largo plazo.

Puede que todo esto te haya ayudado a hacerte una mejor idea de cómo sería tu rutina diaria. Y es que, como te decíamos, ¡en este empleo es imposible aburrirse! Si te interesa conocer más sobre esta profesión y dedicarte a ella, contacta con nosotros y ¡te contaremos cómo!

consulta gratuita